ETERNO RETORNO

Estas historias son como lanitas sueltas que la nona va ovillando en un bollito y una vez que adquiere volumen, las va desovillando para hacer algo con todas como si fueran una sola cosa. Así son estas narraciones, dichos, frases sueltas, conjeturas patinadas por una memoria tenue que -a veces- toman forma en la mano de quien las intenta reunir.

sábado, 26 de abril de 2014

Los casos de Leo. Caso III Escena 1 Rubia

La puerta de la oficina del Principal esperaba entreabierta. En la antesala, una muchachita rubia muy llamativa retocaba su excesivo maquillaje sin prestar atención a la llegada de Leo. Se sentó frente a ella. Su mente analítica de sabueso escrutaba tanto su interior como los bordes de la minifalda. Estaba sumido en plena tarea cuando la voz del Principal lo volvió a depositar en la sede policial.
- Detective Damier pase, por favor. La resolución del caso de la Gran Agencia de Turismo Omar Osierra ha resultado brillante. Hemos decidido otorgarle…
- Un ascenso, claro.
- No exactamente.
- Bien, un aumento de sueldo es preferible…
- Tampoco. ¿Es capaz de escuchar sin interrumpir con esa ansiedad más propia de madre de la fea a punto de casarse con un terrateniente que de un detective de esta prestigiosa fuerza policial?
- Grap, sí, sí, mi principal.
- Bien, prosigo. Hemos decidido otorgarle una ampliación de su equipo investigador.
-¿...?
- No lo noto feliz.
- ¿Debería alegrarme?
- Cualquiera en su lugar lo haría sobremanera. Si bien su ayudante Ignacio de Santa María es un poco torpe, pone mucho empeño y su lealtad es ejemplar, creemos que una imagen femenina podría…
- ¡Sonamos! ¡No me diga que nos acompañará ese afeminado del agente Kevin Chita!
- Kevin Chita es un excelente policía al que recurriremos oportunamente. Pero no me refería a él. Su nueva compañera de equipo será la joven Inés Perta. Considero que usted puede enseñarle muchas cosas, relativas al oficio, claro. Ella aportará frescura a su tarea. Además, sus encantos harán que más de un desacatado se desboque, usted me entiende. ¡Agente Perta, pase por favor..! Le presento al detective Leo Damier, desde hoy será su jefe en investigaciones.
- Buenos días, señorita. Encantado... muy... ¿Así que usted es Inés Perta?
- Sí, lo soy. Buenos días, detective.
- Ah. Y realizó la clásica y exigente capacitación en pesquisas, toma de datos, interrogatorios, artes marciales, manejo de armas blancas y de fuego, supongo.
- Casi… leí varias novelas policiales.
- ¡¿Qué?! ¿Una aspirante a detective sin ningún entrenamiento? Mi Principal, esto es, es… ¡Dígame algo!
- Bien, usted sabe cómo son las nuevas políticas en la materia. Método de maestro y aprendiz. La novata Perta se ha mostrado muy interesada en participar en investigaciones.
- Seré curioso. ¿Cuándo se incorporó a la fuerza?
- Ayer...
- ¡¿Ayer..?!
- ...pero viene recomendada por su tío, el senador Francisco Gerlo.
- Cof, cof, se agradece la ampliación de equipo. No diga nada más, mi Principal...
- Digo, detective, digo... A propósito, ya tienen un caso entre manos.
- Bien, es una buena manera de morir cuando mi ayudante no pueda disparar su pistola para cuidar mis espaldas...
- No lo tome a la tremenda, detective, cuide su hipertesión.
- Cierto. Es bueno tener la tensión arterial baja al morir, genera menos inconvenientes si la sangre no sale como de un géiser..
- Vamos al grano, detective.
- El acné se maquilla para un velorio decente...
- Ufff, usted y sus chistes malos... el caso es el siguiente...

Al rato, en el auto de Leo Damier...
- Señor Damier...
- Leo, chiquita...
- No lea, por favor, está conduciendo.
- Uffff, quiero decir que puede tutearme.
- Ah, señor Leo...
¡Screeech!
- A ver si nos entendemos, Inés, el zapallo de Ignacio me llama jefe todo el tiempo. Me irrita. Al fin y al cabo no tenemos tanta diferencia de edad. Si me tratás de usted me siento un viejo choto. ¿Comprendido?
- Comprendido, Leo. ¿Así está bien?
- Bien. Verás que no tengo la paciencia de otrora.
- Veo... ¿quién es Otrora?, ¿otro agente?

[continuará]

21 comentarios:

  1. Ines Perta tiene condiciones para ser una reina del grito, rubia bella y un tanto inepta. Tal vez tenga condiciones deductivas, pero tal vez Leo tenga que rescatarla. ¿Andará perdiendo ropa mientras trata de huir antes de tropezar?
    ¿O será toda una sorpresa, con una torpeza combinada con habilidad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja! Reina del grito, recuerdo la gracia que me produjo leerlo por primera vez!
      Bueno, es buena idea, tomo un poquito de cada lado, ya que cuando escribo cada escena no tengo ni asomo pensado que será de la próxima.
      Gracias, abrazo!

      Eliminar
  2. Ya los quiero ver juntos con el ayudante. Que dúo!

    ResponderEliminar
  3. Redíós, tenía otro gmail abierto. Disculpa (y elimínalo)

    Decía:

    No sé por esas latitudes, pero aquí las rubias tienen cierta fama que las relaciona con lo inepto, leyendas urbanas, sin duda...pero "la nueva" de tu texto casa con ese arquetipo. No obstante, algo me dice que debe llevar unos cuantos ases, si no en la manga sí en el liguero...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (Eliminado)
      Por estas latitudes lo mismo, estimado. Puede suceder eso de suplir unas virtudes con otras menos detectivescas...
      Abrazo

      Eliminar
  4. Bueno, pasamos de largo lo de "rubia inepta", que me ha hecho reír lo de "otrora", un excelente relato Oso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ame. Es que se trata de retazos de historias plagados de lugares comunes. Me gusta jugar un poco con ello.
      Besos

      Eliminar
    2. Una vuelta de tuerca podría ser que casualmente haya un agente llamado Otrora, y que Ines Perta le pregunte por su paciencia.
      Escena posible: Ines Perta usa lo que leyó de las novelas, para deducir quien es el culpable, a quien apunta con el arma, que apenas sabe usar. Pero se tropieza con una alfombra doblada, enganchandose la ropa y perdiendo bastante. Pero el ayudante torpe estaba tras Ines Perta, Y tras él estaba Leo, Así que llegan a tiempo para el rescate.

      Eliminar
    3. ¡Realmente son buenas propuestas!
      Algo le voy a afanar, ni duda cabe!!

      Eliminar
  5. Adviértale, si puede... a Leo:
    Subestimar a una rubia puede ser más peligroso que trompada de enano.


    Le mando un beso, ya que estamos.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intentaré advertirle, no sea cosa que la trompada de enano lo deje groggy...

      Eliminar
  6. Adviértale, si puede... a Leo:
    Subestimar a una rubia puede ser más peligroso que trompada de enano.


    Le mando un beso, ya que estamos.


    ResponderEliminar
  7. Jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, se duplicó el comentario...

    Perdón, es que soy rubia jajajajaja :D

    ResponderEliminar
  8. Eso le faltaba al pobre, otra ayudante ejemplar. Parece una película de esas en que el agente torpe siempre acierta por error, jajajaa!

    ¿No tendré yo un senador perdido que me recomiende para cualquier cosa? :)))

    Un beso y un gran bravo, mira que me he reído!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te reíste, salió bien el post entonces.
      Besos

      Eliminar
  9. yo creo que una rubia inexperta, entusiasta y un poco tonta es lo mejor que te puede pasar en la vida seas lo que seas jaja... asi que lo envidio al detective....

    es por entregas esto? va a seguir la historia? debería.... abrazo master...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es por entregas, como los casos anteriores!
      Ya le puse el [continuará]
      Abrazo

      Eliminar
  10. Me encantó Kevin Chita buenísimo jaja. Pero dejando de lado a este agente, lo de Ines Perta puede ser todo un hallazgo , que Leo no olvide que la intuición femenina puede ser de gran ayuda. Hagámosle el agunte !!!

    Abrazos don Oso.
    REM

    ResponderEliminar
  11. Así que en este relato nació Ines Perta. El senador tiene el mismo apellido que el jugador de River, Quilmes y Unión al que algunos relatores no se podían resistir a la tentación de apodarlo Paco.
    Justo cuando me había familiarizado con Icnazio cae ésta, espero que no hayas descartado a aquel gran personaje.
    Continuamos...

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...