ETERNO RETORNO

Siempre algún lector queda. Como quedan mis ganas de publicar, latentes hasta que logro hacerlo.
Agradezco tanto que vuelvan, como agradezco a la vida enormemente las razones que me impiden publicar más seguido.

lunes, 15 de mayo de 2017

Gente ignota: Fibonacci I

1170: - ¡María! Mira tú qué bello ragazzo me has dado...
- No te lo di, Guglielmo, lo tengo yo acá conmigo en la cama.
- Ingenioso, mi amada... ¿Te dice tu ingenio qué nombre le pondremos?
- Leonardo, por supuesto.
- Glup, ¿no habíamos acordado ponerle Alejandro, como el papa?
- El papa se llama Rolando, querido Guglielmo, usa el nombre Alejandro III como simbólico.
- Bien, se llamará Leonardo, pero lo llamaré Alejandro como simbólico, jeje.
- Simbólico quedarás tú, mi amado, si te atreves a llamarlo de otra manera a mi Leo, jiji.

1180: - ¡Mira que eres burro, Alej..!
- ¿Qué has dicho, Bonacci? Te estoy oyendo.
- Ehh, ehhh, nada, mi amada María. Le iba a decir a Leíto que se aleje de esas piedras de cálculos con las que se entretiene todo el día.
- ¿Y lo de burro?
- Ah, viene porque se la pasa protestando contra los números romanos. Dice que no sirven para nada.
- Sí, pa, son una caca de cerdo, prefiero hacer cuentas con piedritas antes que con esas rayas horribles.
- Querido hijo, provenimos de un imperio que durante decenas de siglos nunca ha necesitado otros símbolos que esas rayitas que tanto desestimas. Además, las piedritas no se usan más, son cosas del pasado. Se usan solo en construcción.
- Ah, pues sería preferible que la usen como cálculos, antes de que la usen para hacer una torre como ese campanario horrible que se va a inclinando día a día.
- No te desboques, ragazzo, algún día nuestra ciudad de Pisa será famosa por su hermoso campanario.
- Si no se cae antes sobre nuestras cabezas.


1192: - Pa, ahora que estás de visita se me ocurre algo.
- ¿Trabajar, figlio?
- Estemmm, no precisamente.
- ¡Ah, qué bien! ¡Mientras Guglielmo Bonacci hace las veces de cónsul de Pisa en el salvaje norte de África, arriesgando su vida por la gloria de dios y del papa, comerciando por el bien de nuestra insigne ciudad, el señorito Fibonacci se la pasa paseando por ahí, averiguando todo sobre extrañas culturas bárbaras, pero sin estrenar el lomo con esfuerzo ni la frente con sudor! ¡Mira, Alej..!
- ¡Bonacci, te oigo desde la sala de costura!
- Grap, querida esposa, le iba a decir que se aleje de esos amigos libaneses venidos por la cruzada, que le cuentan maravillas de la ciencia árabe.
- Ah, mejor así...
- ¿Y qué era lo que se te ocurría, Alej... cof, cof... Leo?
- Ir contigo a Bugía, al norte de África a ayudarte con las transacciones comerciales...
- ¡No lo puedo creer! ¡Mi hijo quiere trabajar!
- ...y viajar a oriente con los barcos mercantes para conocer la cultura de allí. Dicen que ellos saben más de los sabios griegos que nosotros.
- Jajajaj, ilusiones, pamplinas, creen en extraños dioses o héroes míticos, los llaman Aristóteles, Diofanto, Euclides, ridículos nombres inventados.
- ¿Entonces me llevas, papito buenito?
- Prefiero llevarte a África para que te hagas hombre de una vez, a que te quedes y todos te llamen bigollo de lo diletante que eres.
- ¡Iupiiiii!

A poco de llegar al norte de África: - Mercader Yusuf, mi padre, el cónsul de Pisa, quiere arreglar sus deudas contigo antes de marcharse por un tiempo a su ciudad.
- Enseguida le hago la cuenta, don Bigollo.
- Mi nombre es Leonardo.
- Aquí todos lo mencionan como Bigollo.
- Bue, a ver esas cuentas.
- A ver ocho costales de aceitunas... mmmm, más tres de dátiles... mmmm, tanto de telas... beines, beinetas... ¡Listo, don!
- Epa, ¿cómo calculas tan rápido, Yusuf? Me parece que me estás currando...
- ¿Rábido? Barece que don Bigollo es un boco lento.
- ¿Lento?, ja, me haces reír. Soy el matemático más veloz de Pisa.
- En Bisa será veloz, aquí un rebtil.
- ¡Pero qué símbolos más extraños usas para tus cálculos!
- Los de siembre, don Bigollo.
- Los de siempre para tí. A ver, muéstrame Yusuf. Si son útiles para calcular más rápido me interesan... ¡A que ese de allí es el uno!
Numeración posicional:
cada símbolo tiene un valor que
depende de la posición que ocupa.
- Así es. Pero no siembre es el uno.
- ¿Cómo es eso? En los números romanos el uno es siempre el uno, un palito.
- Aquí el uno es uno si está en la bosición más a la derecha de la escritura de una cantidad. Si está en segundo lugar es diez o una decena, en tercer lugar es una centena y así.
- Dicen que en la India, que son tan atrasados, escriben los números así. Y dime, cuáles son el dos, el tres...
- Mire, estos.
- Ajá. Interesante. ¿Y ese chirimbolito?
- El sifr.
- ¿Sifr?
- Sifr. Para los hindúes es el shunya. Algunos bersas lo llaman zefhirum o zefhirot, es lo mismo, total no vale nada.
- ¿Nada?
Evolución de los números arábigos

- Nada, es no tener nada. Un símbolo para lo que no es.
- Jajajaj, dejame reír, Yusuf. No puedo creer que los árabes sean tan idiotas como para utilizar un símbolo que no signifique nada. Aunque...
- ¿Aunque qué, don Bigollo?
- Déjame recordar, Yusuf... ¡Lo tengo! Hay quienes dicen que el papa Silvestre II hace un siglo llevó unos símbolos a Francia que incluían el de la nada y enseñó a los eruditos de París a hacer divisiones con ellos. ¡Nada menos que divisiones, con los difíciles que son!
- ¿Ah, sí? Por Alá que es Alá y Mahoma su profeta, no hay cosa más sencilla que dividir con nuestros números, don Bigollo.
- Entonces disponte a enseñarme a operar con esos números tan curiosos.
- Siembre que esté disbuesto a abonar un canon al fiel Yusuf...
 Después el bigollo soy yo...

continuará 

NOTAS 
1170: Según algunas crónicas, Leonardo nace en Pisa en este año. Aunque algunos lo datan en 1175, 1176 o incluso 1180. El papa Alejandro III resiste al emperador Federico I Barbarroja y sus fuerzas lombardas lo vencen en la batalla de Legnano, obligándolo a negociar y reconocer la autoridad papal.

1180: En 1173 se empieza a construir la torre de Pisa como soberbio campanario de la catedral, que comienza a inclinarse a poco de iniciada la obra. Se cuenta que desde pequeño, Leonardo percibió que la operatoria con números romanos resultaba sumamente intrincada.

1192: Aparentemente mucho antes viajó con su padre a Bugía. Para esta época se instala un tiempo con cierto grado de independencia. Fibonacci es una forma que integra el filius (hijo) con el apodo del padre, Bonacci o Bonaccio, equivalente al término bonachón que hoy utilizamos. El sobrenombre de bigollo (viajero, diletante, tonto) lo comenzó a acompañar, tanto que luego firmó la mayoría de los trabajos como Leonardo Bigollo.

 A poco de llegar al norte de África: Trabando amistad con un mercader toma contacto con los números arábigos y el sistema de notación posicional hindú. Conoce el cero (sifr) y los motivos de su uso por los árabes. Consigue que su padre solvente sus clases con maestros musulmanes. Se dice que para el año 1000 el papa Silvestre II convenció a erudito parisinos sobre las ventajas del cálculo con símbolos arábigos. Pero eso no llegó al floreciente mundo de los comerciantes de la nueva naciente burguesía.

16 comentarios:

  1. Tengo alguna idea de quien es, creo recordar algunas menciones en Científicos industria argentina.
    Muy didactica y humoristica esta sección.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un tipo esencial en la historia occidental, siempre me resultó simpático aun cuando me toca enseñar alguno de sus aspectos más técnicos.
      Abrazo!

      Eliminar
  2. Muy interesante... Leonardo introdujo los números en Europa? No lo sabía... La torre de Pisa es una genialidad, la otra vez me enteré que cavaban del lado que se inclina para sacarle presión a la tierra... Increíble...

    Tampoco sabía de ese apodo y de su gran sentido del humor al usarlo... Leonardo era perfecto? Jaja ...

    Saludos 🙋


    PD: De fútbol ⚽ no hablo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo un personaje en sí, ¡qué pocos se atreverían a firmar con un seudónimo despectivo!
      El divulgó la numeración arábiga en occidente entre otros hechos fantásticos.
      Abrazo, en el fútbol hay tristezas y alegrías, como siempre.

      Eliminar
  3. Me encantó la idea de la entrada, vi por ahí que tenés otras sobre "Gente ignota", en los próximos días, voy a recorrer las anteriores entregas.

    Hace unos meses Dolina en su segmento reflexivo habló sobre el número cero y la revolución que causó el tenerlo en cuenta, y el tener en cuenta las posiciones decimales, centesimales, etc...

    Ah, mirá ahí encontré el programa
    https://venganzasdelpasado.com.ar/posts/la-venganza-sera-terrible-del-13-10-2016

    Qué se venga la segunda, pero tómeselo tranqui campeón, acá estaremos esperando con ansias nomás.

    Abrazo de mañana hay que ganar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me puse a escuchar el capítulo de "La venganza...", como siempre haciendo fácil lo abstruso. Hace una parva de años dedicó una charla al mismísimo Leonardo.
      La segunda vendrá, cuando venga, jajaj
      Abrazo de abajo se rasca, arriba se toca!

      Eliminar
  4. De cuantas cosas una se entera en tu blog, no sabía tanto de Leonardo, que gran personaje que era.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso se trata, de compartir con sonrisas.
      Besos

      Eliminar
  5. Que grande Leonardo, la verdad desconocía casi todo de este personaje, así que le agradezco el desasne y espero como siempre el "continuará".
    Excelente sección la de Personajes Ignotos.

    Besoabrazo querido Oso y muy buen finde.

    REM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno trata de desasnarse a sí mismo y si sirve, vio...
      Besos

      Eliminar
  6. Te recomiendo este blog, con una historieta en la que he aportado algo.

    http://kebondi.blogspot.com.ar/search/label/la%20mina%20de%20los%20miercoles

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Para cuando un video musical? Un YouTube de tú creación folclórica... Abrazo 🙋

    ResponderEliminar
  8. Más pagínas de Duality

    http://kebondi.blogspot.com.ar/2017/05/duality-la-mujer-de-sus-suenos-pagina-3.html#comment-form

    http://kebondi.blogspot.com.ar/2017/06/duality-la-mujer-de-sus-suenos-pagina-4.html#comment-form

    ResponderEliminar
  9. Qué entretenida forma de narrar! Estoy seguro sería un "hit" si a los niños se le enseñara así já.
    Un abrazo desde Chile!

    ResponderEliminar
  10. ¿Que pasa que no escribes...?

    Se te extraña.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  11. Espero la continuación y más historias de Leo Damier.

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...