ETERNO RETORNO

Estas historias son como lanitas sueltas que la nona va ovillando en un bollito y una vez que adquiere volumen, las va desovillando para hacer algo con todas como si fueran una sola cosa. Así son estas narraciones, dichos, frases sueltas, conjeturas patinadas por una memoria tenue que -a veces- toman forma en la mano de quien las intenta reunir.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Gente ignota: Buridán I


La luna, ese gran espejo que nos muestra la forma de los continentes y los mares.


1300: - Roger, amado, pongámosle el nombre de Marco, como el famoso viajero, a nuestro bello hijo...
- No, mujer, pongámosle Juan...
- ¿Juan Buridanus? ¿Joannes Buridanus? ¿No suena horrible?
- Cuando se popularice el francés será Jean Buridán, mi vida, es recool...
- Jean Buridán... nombre de artista...

1315: - Mujer, ¡nuestro Jeancito estudiará con Guillermo de Occam!
- ¿Sigues bebiendo en exceso, Roger?
- No digas sandeces, ¡le conseguí una beca!
- ¿Una beca? Si no tienes contactos influyentes...
- Estemmm, en el bar de la esquina de la Universidad de París somos todos iguales...
- No sé si azotarte o besarte, amado Roger.

1316: - Pequeño Jean, estudirás filosofía y teología en la universidad más prestigiosa.
- Maestro Guillermo, vine a estudiar arte.
- Pamplinas, pequeño, tienes una mente brillante.
- Porque me raparon para entrar aquí...
- Cabeza brillante y dura... En lugar de teología puedes estudiar arte. Pero la filosofía no se negocia.
- ¡Ufa, está bien! Siempre los grandes tienen razón.
- ¿Quién te ha dicho eso?
- Mi padre, que es grande.
- Cof, cof, toma tus cosas y ve a tu celda.

1318: - Jean, ¿serás franciscano como yo..?
- Ni se le ocurra, jefe...
- ¿Jefe? ¿Qué término vulgar es ese?
- Perdón, maestro Guillermo. No seré franciscano, ni dominico, ni nada de eso. Clérigo a secas.
- Pero... nuestra orden tiene la más alta estima del emperador Ludovico de Baviera, aunque el papa...
- Ni Ludovico, ni el papa ni qué ocho cuartos. Quiero escribir libremente, sin que me censuren.

1320: - Jeancito, el mas bello de los parisinos, quédate un rato más. Amanezcamos juntos.
- Sí, por favor, mi agudo filósofo de hermosas facciones...
- Blanca, Clementina, ya amanecimos dos días. ¿No tienen bastante?
- Nunca es bastante contigo. Hazme otra vez el cuento de la flecha de Aristóteles.
- ...y el experimento.
- ¡Uy, amanece! ¡Es hora de ir a la Universidad, es mi primer día como ayudante del maestro!

1320: -...después de dejar el brazo del lanzador, el proyectil sería movido por un ímpetu suministrado por el lanzador y continuaría moviéndose siempre y cuando ese ímpetu permaneciese más fuerte que la resistencia. Ese movimiento sería de duración infinita en caso de que no fuera disminuido y corrompido por una fuerza contraria resistente a él, o por algo que desvíe al objeto a un movimiento contrario.
- ¿Lo qué, maestro Jean? (a coro)
- Explícalo de nuevo Jean, los lunes vienes siempre dormido. Y estos asnos que tienes como alumnos también.
- De tanto estudiar los fines de semana, jefe...
- ¡Je! Ahora le dicen "estudiar", con razón no querías entrar en una orden.
- ¡Glup! 
- Mejor sigue explicando...
- Bien, (vamos zafando). Aristóteles intentó explicar el movimiento de una flecha una vez que sale del arco sugiriendo que el aire que va a llenar el lugar que ocupaba la flecha un instante antes, la empuja para seguir su vuelo. Como ven, es una tremenda burrada...
- ¡Hereje! (a coro) ¡A la hoguera con él! Insultar así al gran Aristóteles...
- ¡Silencio, discípulos! Que el maestro Jean expone una teoría para nada contraria a la fe. Aristóteles no era infalible. El movimiento no es artículo de fe...
- Gracias, maestro Guillermo... Discípulos, es el momento en que deben saber que no siempre los grandes tienen razón.

1324: - No hay motivos para suponer que el aire empuja la flecha, más bien la frena. Lanzaré desde esta torre una flecha a lo lejos. Llegará hasta que conserve el ímpetus con que le he impelido...
¡Swisssshhh!
- Maestro Jean...
- ¿Ven? Su ímpetus se fue agotando y cayó, colaboró en ello la resistencia que opone el aire.
- Maestro Jean...
- Os impulso a poner en cuestión la autoridad de los sabios y...
- ¡¡Maestro!!
- ¡Cuán denso eres, Adso! ¿Qué solicitas con tanta testarudez?
- Que ayudemos al mensajero que ensartó con la flecha.
- ¡Uy! Vayamos...
...
- Agonizas, mensajero, por una flecha aristotélica (espero que no se avive que fui yo). Dime tu mensaje antes de reunirte con el estagirita.
- ¡Ayyyy! No entiendo ese léxico. ¡Auuuhhhggg! Sólo venía a avisar que el papa Juan XXII llevó al maestro Guillermo a Avignon, para convencer a la curia de que enseña herejías y encarcelarlo. ¡Arggghh!
- Tal es el destino de los que piensan por su cuenta, discípulos...
- ¿Y el destino de este mensajero?
- No sé, ¡rajemos!

Notas:
1300: Buridán nació en Bethune, Francia. La Europa culta se maravilla por las narraciones de los viajes de Marco Polo.

1315-16: Su humilde familia consigue que le financien estudios en la Universidad de Paris, bajo la tutela de Guillermo de Occam, gran filósofo medieval de quien se inspiró Umberto Eco para componer el pensamiento de Guillermo de Baskerville en "El nombre de la Rosa", aventura que trascurre en 1327.Jean prefiere ser artista a teólogo en momentos en que el arte estaba considerada una disciplina de escasa dignidad.

1318-20: Buridán rechaza incorporarse a cualquiera de las órdenes religiosas, prefiere ser clérigo secular presumiblemente para tener más libertad de pensamiento. Pronto se convierte en ayudante de Guillermo de Occam y maestro en la universidad. Se rumorea que su belleza de rasgos lo convierte en objeto de deseo de las damas de la noche parisina. A lo largo de su vida aumentará dicha fama.

1320-24: Comenta obras de Aristóteles, que eran el fundamento de la enseñanza escolástica, cuestionando sus conclusiones en óptica y sobre todo lógica y mecánica. 
La posición nominalista de Guillermo de Occam y su defensa de la pobreza de la Iglesia y su no influencia en los asuntos de gobierno terrenal le granjea la enemistad con el papa Juan XXII, que lo encierra luego un tiempo y lo excomulga.

12 comentarios:

  1. ¡Los Santos varones de la Iglesia y sus visiones y decisiones tan des/acertadas...!
    La historia los acusa de manera inapelable, el tiempo ha sido su Juez más cabal.


    Se aprende el doble con este método, mi osado amigo.
    Me hace acordar esta entrada a la magnificencia de tu saga de Galileo.
    Espero que ésta también brille en el WikiblogC ;)

    Besos

    SIL

    ResponderEliminar
  2. Oso: magistral la lección...Nada mas ver de qué iba me fuí a recordar quien era el tal Buridan (ya me queda lejos la escuela y comienzo a olvidar detalles). Cuando leí un artículo entero del personaje...volví a tu página y...ah!!!! cual no sería mi sorpresa al encontrar que junto a una delicada adaptación de los diálogos habías incluido una completa lección histórica, ja,ja.
    La próxima vez leo todo de un tirón.
    ¡genial!Hoy ya puedo ir a dormir tranquila...ya sabes eso de "no te acostarás sin saber una cosa más"
    Abrazos y admiraciones!!!!

    ResponderEliminar
  3. Tu método didáctico es excelente. Primero me divertí con tu relato y lo entendí muy bien, después, cuando leí la historia, me di cuenta de que a eso, ya lo sabía.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  4. SIL:
    Esta no me animo a ponerla en el WBC, a ver si me retan porque los datos no están suficientemente precisos...
    Besos!!

    TINTA:
    Ah, es que abajo pongo una ayudita para los que no tuvieron el honor de conocer a estos medioignotos...

    MARIELA:
    Me alegro de que sea entretenido, era la idea. Al menos yo la paso muy bien haciendo estas pavadas históricas.

    Gracias por pasar (aunque a veces y sólo a veces sea recíproco)

    ResponderEliminar
  5. Oso! te dejé un comenatrio en Villeraturas si podés andá a leerlo, te critico con todo!
    (no, mentiras, es genial esto que subiste)

    ResponderEliminar
  6. fe de erratas: "comenatrio" no, comentario.Aunque en este contexto clerical suena a los que comen en el atrio, o sea
    ¡los chupacirios que le dicen,joder!

    ResponderEliminar
  7. Con los años la mayoría de los hombres nos volvemos "mentes brillantes", sin tener que ir al peluquero.

    El ser humano mediocre, se caracteriza por burlarse del inteligente cuando no entiende algo:

    Es algo típico en las universidades y centros de investigación argentinos.

    Una de las personas que introdujo la soja en Argentina y que por muchos años el Ministerio de Agricultura le prohibió sembrar e investigar porque "es un grano sin futuro y aquí en Argentina es un cultivo que no puede crecer ni prosperar", tenía una frase que siempre tengo presente y la transmitía a mis alumnos:

    "Cuando alguien levanta un dedo, no sólo hay que morderselo, sino ver hacia donde apunta."

    Abrazo

    ResponderEliminar
  8. FELIPE:
    Deje de sembrar discordia che, que en este terreno no viene. Esaaaaa...
    Me alegro de que le guste, che.

    ResponderEliminar
  9. DON HIERBA:
    Me gustó eso lo del dedo. Afanarele con este previo aviso.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  10. Excelente, como dije en Villeraturas. Oso, está bárbara esta idea para recrear la historia misma. Varios volúmenes pero con tu forma de ver los hechos! La compro!

    ResponderEliminar
  11. Oso.

    Cuídese de que no le muerdan demasiado el dedo.

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...