ETERNO RETORNO

Estas historias son como lanitas sueltas que la nona va ovillando en un bollito y una vez que adquiere volumen, las va desovillando para hacer algo con todas como si fueran una sola cosa. Así son estas narraciones, dichos, frases sueltas, conjeturas patinadas por una memoria tenue que -a veces- toman forma en la mano de quien las intenta reunir.

jueves, 22 de agosto de 2013

Gente ignota: Cugnot II

1765: - Ingeniero Cugnot, debemos hablar con usted.
- ¡Glup! ¿A qué se debe la visita del Gran Duc de Choiseaul, Ministro de Relaciones Exteriores y Guerra y del ingeniero Gribeauval, que gozan de la confianza del insigne Luis XV? 
- La situación es seria, Cugnot. Francia ha perdidos sus territorios en Canadá y ha cedido la Louisiana a España; el rey está triste con el deceso de la Marquesa de Pompadour, su consuelo en las difíciles noches de Francia, hasta se desprende de lejanas posesiones, como Malvinas en el Atlántico sur; Francisco I ha muerto y el Imperio Germánico se desmembra; la loca de Catalina II se ha convertido en zarina tras el casual asesinato de Pedro III de Rusia; George III de Inglaterra amenaza con adueñarse de todas nuestras colonias; Francia y Portugal han expulsado a los intrigantes jesuitas de sus posesiones...
- Y yo, que nunca aprendí a jugar al TEG...
- No es hora de chistes, conocemos de su interés por los artilugios militares y serían de inestimable ayuda nuevos inventos. Los ejércitos aliados han ampliado su poder considerablemente gracias a su fusil y sus libros. ¿Tiene algún otro proyecto en mente? Podemos financiarlo.
- ¡Iujuuu! Esteee, ejem, por supuesto, monsieur. Tengo varios, pero hay uno que me desvela.
- Cuente...
- Se me ha ocurrido una idea genial, modestamente. ¡Transformar el movimiento rectilíneo alternativo en un movimiento rotatorio continuo!
- Ah, qué interesante... ¿Y algo útil para la guerra?
- Ministro, ¿no lo ve? Gribeauvaul podrá explicarle los beneficios de esa transformación de movimientos. Cuéntele, ingeniero, cuéntele.
- Una transformación eficiente de movimiento rectilíneo alternativo en circular, Gran Duc, podría hacer funcionar carros sin tracción a sangre. Nuestros espías en Inglaterra informan que un tal Watt -aparentemente un genio- está sobre la misma pista, sin fortuna por el momento.
- ¿Vio? ¿Vio? ¡Sé cómo hacerlo!
- ¡Déjese de pavadas, Cugnot! ¡Armas, quiero armas! Solamente financiaremos nuevas armas.
- ¡Oh, qué decepción, mon ciel!


1767: -¡Essen! ¡Essen! Necesito que trabaje conmigo. Su experiencia como constructor de marmitas y calderos me será imprescindible. Finalmente se me ha permitido distraer algunos dinerillos para mi propuesta.
- Monsieur Cugnot, ¡a sus órdenes!
- Mire, Essen, la máquina de Newcomen es todo un éxito en Inglaterra, pero es un trasto inmenso y además muy poco eficiente. Quiero hacer un artilugio móvil, un fardier, que funcione calentando agua, igual que el de Newcomen, pero en este caso el vapor hará mover unos pistones, estos accionarán un mecanismo que permitirán que el eje rote y conduza a unas ruedas a hacer lo mismo. Mire estos planos...

- ¿No será más sencillo el que se le ocurrió a Newton? Se lo dibujo...
- ¡Ja! No me haga reír, Essen. Newton habrá sido un genio como físico, pero como ingeniero se hubiese muerto de hambre. ¡Jamás funcionaría esa porquería! O, mejor dicho, si funcionara sería más ineficiente que las máquinas de Papin y Newcomen. Dedíquese a hacer un caldero sellado, con las indicaciones que le daré.
- ¿De aluminum?
- No sea ridículo Essen, ese metal precioso aislado por Oersted  sólo servirá para hacer joyas opacas y para juegos de científicos.
- ¡Oh, qué decepción, mon ciel!

1769: -¡¿Listos para la prueba?! Legarque, súbase al timón, comandará el fardier. ¡Essen, encienda el fuego y caliente su marmita!
- ¿Llama en forma de corona, monsieur Cugnot?
- ¡Noooo, animal! ¡Quiero un infierno de fuego bajo ese caldero!
- ¿Aunque se tizne todo?
- ¡Síiiiiiiii, maldición! ¡¿Me viene con delicadezas en ese momento histórico?!
- ...
- ¡Fffffff! ¡Troc, trocotroc, trocotroc, clanc! ¡Ffffff!
- ¡Hurraaaaaaaa! ¡Funcionó! ¡¡Se movió por sus propios medios, sin caballos que lo traccionen!!
- Disculpe, Cugnot, ¿éste es todo el éxito que esperaba de los aportes financieros de Luis XV? Se ha desplazado menos de media cuadra.
- Glup, Gran Duc de Choiseaul, ¿estaba usted aquí?
- El mismo que viste y calza mocasines.
- ¿No cree que éste ha sido un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para la humanidad?
- Esa expresión me suena a colonias inglesas...
- Es que se me pegan fraseos del populacho... Bien, ¿no le parece que perfeccionándolo podremos arrastrar cañones, municiones y parque militar sin necesidad de caballos, que tanto escasean?
- Difícil que el chancho vuele.
- Esa expresión me suena a colonias españolas.
- ¡El que va a sonar es usted si no obtiene mejores resultados! Sepa que si fracasa no sólo se quedará sin financiación, correrá riesgo de conocer colonias inglesas o españolas en destierro.
- ¡Oh, qué decepción, mon ciel!



 Un video sobre reconstrucciones del fardier de Cugnot

Notas:
1765: El Ministro de Relaciones Exteriores Claude Antoine Gabriel de Choiseaul y su ingeniero consejero Gribeauvaul le proponen financiar proyectos militares debido al éxito de su fusil y de sus obras escritas.
1767: Comienza la construcción de sus prototipos, a partir de un ingenioso método para transformar el movimiento rectilíneo alternativo en circular, diferente a lo conocido hasta entonces.
1769: Realiza las primeras pruebas con el fardier, que resultó ser el primer automóvil conocido de la historia. Logra desplazarse pocos metros y Choiseaul compromete a Cugnot para incorporar mejoras.

12 comentarios:

  1. Todos los buenos huyen.

    Jopé, no sabía yo que todo esto se programó para arrastrar armamento militar pesado!!!! Malo era el Cugnot, eh?

    Un abrazo y un cafelito.

    ResponderEliminar
  2. Estimada Censu, hay en el relato algunas cosas muy argentinas que a lo mejor convendría explicar. Por ejemplo, Essen es una famosa fábrica de ollas de aluminio de nuestro país.
    Gracias por leer.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Ud. enseña divirtiendo y divirtiéndose,
    y eso es alquimia.


    Son lindas las Essen, pero yo soy una decepción para ellas, mon ciel !


    Le mando un beso.



    SIL

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimadísima Sil:
      Sabe usted que si no me divirtiera hacer esto, no lo haría. Lo de la Essen, debería comprobarlo, ¿vio?
      Besos

      Eliminar
  4. Me gusta eso de inventar el automovil.
    Le diste muy buen toque humoristico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Demiurgo.
      Me divierte hacer esto y más de uno al menos wikipedea un rato...
      Abrazo

      Eliminar
  5. Legarque firme ahí... Y Essen un maestro.. Ja Ja

    ResponderEliminar
  6. Cómo me reí con Essen! Me imaginé de inmediato una olla. Che, ese armatoste arroja más humo que una chimenea jaja. ¡Lo que debe haber sido en ese momento ver algo así moverse!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja! Essen es una idea del amigo Ángel por el facebook.
      Uno se sorprende tanto por la aparición del bicho como que no se le haya ocurrido a nadie antes!

      Eliminar
  7. ... y luego serás olla, que lindo invento tbn una pena que todavía no haya tenido acceso a ello aunque fue por opción, para qué? me dije, si será un adorno más en la cocina.
    Volviendo al tema en cuestión, cuánto intelecto al servicio de la destrucción no? Mire si el mismo empeño fuera sólo para cosas positivas, para el bien de la humanidad ... en fin no sería este mundo. Como dijo Einstein alguna vez , "no sé como será la Tercera Guerra Mundial , pero sí como será la Cuarta , con piedras y palos".

    Un abrazo grande mi estimado Oso y gran placer disfrutar de sus letras (siempre)

    REM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Como florero no daba, no?
      Parece que efectivamente no se le ocurría más que para ese fin un invento que después desencadenó modificaciones sustanciales en la vida de las comunidades.
      Besos, rem y gracias por pasar siempre por este rincón

      Eliminar

Dale sin piedad...