ETERNO RETORNO

Estas historias son como lanitas sueltas que la nona va ovillando en un bollito y una vez que adquiere volumen, las va desovillando para hacer algo con todas como si fueran una sola cosa. Así son estas narraciones, dichos, frases sueltas, conjeturas patinadas por una memoria tenue que -a veces- toman forma en la mano de quien las intenta reunir.

martes, 7 de abril de 2009

Catálogo (demasiado incompleto) de mitos locales II


Continuando con este catálogo -a falta de inspiración para algún poema emotivo- ofrecemos a nuestros lectores estos horrores villenses.

Ovnis, luces raras, duendes
- Se dice que muchos años atrás, en uno de los campos al oeste de la ciudad, aterrizó un ovni. Ya se sabe, pastos quemados, luces extrañas, sucesos insólitos... Gente mayor aún recuerda el evento. Hay quien asegura que algunos extraterrestres se quedaron viviendo en la zona donde después se instaló barrio Amelong, disimulando luego sus viviendas entre las casas del barrio despegado de la ciudad. Otros más osados opinan que continúa el aterrizaje nocturno de ovnis en el barrio. Este sería el origen del estado de sus calles.

-
En el camino a La Blanqueada suelen suceder extraños avistajes de luces que se encienden y se apagan. Cierto catedrático asegura que se trata de parejas que estacionan sus autos en la zona y en el fragor de sus amoríos oprimen involuntariamente teclas y palancas del tablero de los automóviles.

-
Un grupo de jóvenes aseguró lustros atrás que en el descampado existente entre los barrios San Lorenzo e Industrial aparecían duendecitos verdes y todo tipo de monstruosidades o quién sabe qué extraños seres.
Unos días atrás, ahora que la zona se está poblando, con el amigo Sergio Álvarez de El desgraciosaurio hemos visto dudosos personajes asistiendo a la presentación del libro Aquí mismo - Grageas de Historia Argentina en Historieta del profesor y amigo José Hugo Goicoechea, en el bello auditorio de la UOM, corroborando en cierta forma aquella vieja leyenda...

Puertas mágicas
No pocos villenses aseguran la existencia de puertas mágicas en la ciudad. Muchos afirman que una puerta de calle 14 de febrero comunica con otra en una esquina céntrica. Si uno atraviesa una de las puertas obtiene ciertos beneficios como ser llamado ingeniero aunque nunca haya terminado el secundario, pasear con personalidades influyentes, limpieza de pasados nefastos y un largo etc.
En cambio, ay de quien con paso distraído pase por la otra. Aunque sea el ingeniero más apto no se le reconocerá como tal, le encomendarán tareas denigrantes y alguno hasta se condenará los viernes de luna llena a escuchar cantantes beodos que desafinan a los gritos.
Algunos vivillos dicen sospechar cuáles son esas puertas e intentan ver si consiguen un título sin estudiar, dedicarse al arbitraje o presumir de teólogos consumados.

Hechizos callejeros
Unos de los fenómenos más habituales a los que se ven sometidos los villenses refieren a este subtítulo.

-
Algunas calles juegan malas pasadas subrepticias a representantes de la ley. No es extraño ver circular en contramano, pasar semáforos en rojo sin apuro o estacionar en el cordón inválido a policías o inspectores de transito. Para tranquilidad de los lectores, esto se debe a un encantamiento de algunas calles que invierten su sentido para cazar distraídos o bien que hechizan a los conductores anulando su discernimiento. Lenguas viperinas -que no merecen el menor crédito- aseveran que sólo se trata de avivadas pueriles.

-
Ciertos maledicentes se atreven a postular que, mientras en todo el mundo civilizado se encuentra prohibido girar a la izquierda en una avenida sin semáforo u otro artilugio que lo permita, en Villa esta regla se encuentra en suspenso en la avenida principal -calle San Martín- generando infinitos trastornos cuando no llanos accidentes de tránsito. Consultados doctos habitantes no dan respuesta; ancianos centenarios adjudican tal comportamiento a los influjos del fantasma del único planificador urbano que pisó estas calles cuando el siglo pasado nacía.
Unos pocos consignan que fue ejecutado en la plaza pública con el beneplácito de los vecinos, versión que no hemos podido corroborar.

Una calle cortada por la vía
Muchas calles son cortadas por la vía que atraviesa el norte de la ciudad. Un lugar particularmente especial se halla en una calle que muere en una pretendida rotondita bordeada por yuyales que supuestamente ocultan las vías. En la zona, el oyente sagaz verifica maravillosas voces que provienen tal vez del más allá. Muchas son dolientes, otras reflexivas, algunas infantiles y otras dulces como ambrosía, todas ellas parecen delineadas por un artífice sublime. Los vecinos aseguran que esas voces provienen de una casa de mano impar. Osval, que suele andar de garroneo por esos parajes, asegura haberlas escuchado nítidamente cuando el Neto se pone a escribir.


Si la fatalidad te hace pisar este extraño suelo, querido lector, querida lectora, no dudes en consultar este catálogo -el que siempre estará inconcluso por más entregas que brindemos- aunque más no sea para gambetear alguna de las fatalidades que con las que hados infaustos han adornado estas calles.

32 comentarios:

  1. Quién dijo que segundas partes nunca fueron buenas ??
    Brillante...y familiar, mi ciudad es más chiquita, pero le cabe el sayo de tu chispeante catálogo.
    Gracias por hacerme reír, siempre.

    SALUDOS, OSO MÍTICO.

    ResponderEliminar
  2. Ah!y justo cuando me estaba otra vez poniendo melancólica, me desparramé de risa con tu comentario en el SUEÑO GRIS del Galán.
    Seguro! Seguro! que le pasó éso al pobre Somosa.
    Gracias por hacerme reír tanto , es como encontrar el agua en el medio de un desierto.
    FIN

    ResponderEliminar
  3. ¿Y sirve para cualquier parte de nuestro querido suelo patrio?
    Me parece, bah, "me contó una amiga".
    Luces malas en medio de una hermosa borrachera.
    Muy bueno oso, me quedó doliendo la quijada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. je....No me cantes mas milongas, que ni el río de plata las baila
    je
    je
    je

    ResponderEliminar
  5. ¨En lujosos ambientes,
    poderosos de todos los tiempos deciden que la existencia de muchos observadores
    sostendrán sus imperios...¨

    Si yo pudiera transmitirte, y vos, dimensionar... cuánto me fascinó esa afirmación!!..

    Pero yo no puedo. (transmitirte)
    Y vos no podés.(dimensionar)

    ResponderEliminar
  6. Me sorprendes con tus palabras, con tu entrega, ja no niego que no este bien hecha y lograda, es un manual diria yo, catálogo bien pintado y disfrazado de verdades elocuentes que cabe en muchos lados... o todos.

    :)ja...

    besos muchos.

    ResponderEliminar
  7. Querido Oso, me encantan estos catálogos!

    Esperemos que la inspiración poética tarde un poco más en llegar 

    Abrazo mágico

    ResponderEliminar
  8. Jua Oso, me hizo reir! Nunca leí descripción mejor de esta ciudad olvidada, capital nacional de la gramilla, y veo como se ha vengado por convertirlo en uno de los personajes de mi historieta. No piense q esto queda acá, ya tendrá noticias mias.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Ahhh, me olvidaba, si necesita inspiración pa sus poemas pásele por el nuevo blog de mi mujer Sandra Pasquini, http://sandrapasquini.blogspot.com/
    Ciao

    ResponderEliminar
  10. Amigo de mi alma tenès un regalito en mi blog màs que merecido.
    Te quiero!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  11. Siga catalogando las cosas raras de esta ciudad don Oso, que alguien debía hacerlo y nadie mejor que usted, temerario profesor que no le hace asco a la pluma, y sacando versos del corazón, bien complementados con la razón, nos ayuda a diario a enfrentar este caos reinante, al que conocemos por Villa Constitución.

    ResponderEliminar
  12. puertas mágicas... qué linda idea.
    aunque la condena de los viernes de luna llena (que son para escuchar llorar a un violín y nada más) me asusta un poco.
    un saludote oso!
    nina

    ResponderEliminar
  13. Muy buen catálogo. Pero qué es eso de "gente mayor" y "lustros ha", se te habrá escapado. Yo vivía en barrio San Lorenzo y de tanta persuasión hasta te diría que fui testigo de los duendecitos. Lo de las puertas mágicas no lo sabía, me lo perdí. Tantos años quemándome las pestañas...la pucha! Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Sil: Los mitos de Villa deben ser parecidos a los de medio mundo, pero cada uno sufre los propios y nos parecen únicos.
    Ahora... que yo no dimensione lo creo y lo afirmo, pero que ud no transmita...

    Abru: idem lo dicho para Sil. Aplíquese en la medida de lo adecuado.

    Sede: Repito, una buena lisonja al oído, qué bien nos viene...

    Cynthia: Salvo lo de la calle céntrica... concedo.

    Galán: Mientras pueda entretener y entretenerme, que espere...

    Álvarez: Confiese que hemos visto esas monstruosidades. Me hace quedar mal si no...

    Lascivia: Gracias, amiguita, vienen bien unos mimos.

    Neto: Temo que sea una tarea imposible ésta. Pero bueno, aunque más no sea para cachatear incautos adormilados...

    Nina: Tormentos villenses para quienes hacen las cosas bien. Acá es así...

    Vivi: Gracias por corroborar lo dicho. Ya más de uno me parece que descreía del catálogo.

    ¡¡Lean los demás escépticos el comentario de Viviana, que padeció los duendecitos!!

    ResponderEliminar
  15. Me encanto! Me mato cuando hablabas de los duendes! De eso me super acuerdo, y habia gente que aseguraba que habia visto al famoso duendecito!

    La verdad me he divertido mucho con este segundo catalogo!

    ResponderEliminar
  16. Estimadísimo don Oso:
    Yo no caigo en ésto de los premios en los blog...y las condiciones, y todo esa movida...
    Pero me veo compelida a informarle que hay un regalo en mi blog para ud, en mérito a todos los ataques de risa y reflexión, que he tenido en los últimos meses gracias a sus chispeantes publicaciones y comentarios.
    Las condiciones- eso sí-(siempre hay condiciones) son:
    1ro) Ud debe retirar el regalo de mi blog y exhibirlo en el suyo.
    2do) Cuando rompa el papel, (cosa que no podrá hacer), se dará cuenta que adentro está la Caja de Pandora, o sea que jamás Ud. va a saber lo que contiene y de última no se animará a abrirla, no se olvide lo que le ocurrió a la tonta de Pandora.-
    (En el peor de los casos,si la abre, con lo único que se quedará es con la esperanza.)
    3ro) Como no es un premio, sino un regalo, no deberá pasárselo a nadie. (si quiere).
    4to) No me interesa si publica quién se lo regaló, total yo sé que se lo regalé yo.

    BESOS REGALADOS.

    ResponderEliminar
  17. Ahh ahora entiendo lo del regalo. Avise antes doña, ya me lo estaba por llevar, lo que no había nadie.
    Don Oso, cuidado. Agite bien el paquete antes de abrirlo. Presiento un Gremlim en el interior. Ya sabe, no lo moje y mucho menos, no le de de comer después de la medianoche. Bastante ya tiene con los duendecitos.

    ResponderEliminar
  18. Don Neto, deje de querer manotear lo que no le pertenece,un día, sale un gigante con un hacha y se le terminan las ganas de contar cuentos de terror jajjaj
    BESOS EMPAQUETADOS (PARA DON NETO)

    ResponderEliminar
  19. ¡Chicos! Dejen de gritar cuando uno duerme... ¿qué es ese batifondo..?
    Ah... regalito.
    Estemmm sigan charlando nomás que manoteo lo mio...

    ¡¡Gracias inmensas, amiga Sil!!
    ¡¡Tomaré los recaudos, amigo Neto!!

    ResponderEliminar
  20. Nos gustaría conocer la tan mentada VILLA, ¿deberíamos llevar guardaespaldas o mejor asesores? Mi esposo, el Chuqui, dice que lo que correspondería es que nos lleves de la mano, tú que conoces bien el camino. Nosotros nos comprometemos a llevar la canasta con víveres, tipo Caperucita. Un abrazo y hasta pronto señor Oso.

    ResponderEliminar
  21. Mira que catalogito te mandaste Oso!decis unas cuantitas simpaticamente,,,

    "Lenguas viperinas -que no merecen el menor crédito- aseveran que sólo se trata de avivadas pueriles"

    Te das cuenta OSO? que mal pensada es la gente? mira si va a ser una avivada! eso jamas! Mmmmm...

    Mis cariños Oso (me gusta escribir OSO)jajaja! me encanto tu comentario en mi ultimo post, lo de la curyta, sin palabras!...lo mismo pienso yo sobre las cartas de amor.
    Tere.

    ResponderEliminar
  22. Carla: Es cierto... ¿te acordás? Había duendecitos por todos lados. Los que no son de Villa creen que exagero.

    Sil: Agradecimiento inmenso por el regalito... No se mueve nada adentro. Igual se agradece.

    Chuquis: Gracias por pasar por acá. Veremos si se animan a volver...

    Tere: Gente mal pensada hay en todos lados. Por suerte hay quienes sospechan que la realidad está más allá de la contabilidad...

    ResponderEliminar
  23. jajaaa, esas puertas mágicas son fantásticas. Por acá también hay.
    Las delicadas y delgadas damiselas "fashion" se transforman en señoras carnosas entradas en años con ruleros en la cabeza y chancletas. Y viceversa.
    Disculpe si el comentario le quita exclusividad a su barrio!

    beso,

    ResponderEliminar
  24. queeee lugar interesante esa villa constitu.
    y yo que apenas conocia la terminal de trenes de Bs As. Esa ya es un planeta.

    ResponderEliminar
  25. Don Oso está en la cruzada "Hagamos de Villa un lugar interesante". Lo de "hagamos un lugar para vivir" ha quedado de lado. Le ponemos misteriosa, un poquito de duendes por aquí, pitufos Enrique por allá y chan, lista la fórmula para reactivar (con turismo) una ciudad bastante golpeada por la crisis industrial.
    Sil, no cree que la realidad narra cuentos de terror más tenebrosos que los míos?

    ResponderEliminar
  26. Sí, creo, definitivamente.
    Perdón, Don Neto, por qué estamos charlando acá y no donde corresponde??
    BESOS INTERROGATIVOS.

    ResponderEliminar
  27. Duquesa: Para nada... esas puertas también se encuentran distribuidas en el resto del país, sospecho...

    oenlao: No todo sucede en Capital. En el interior tenemos muchos horrores también...

    Neto: te imaginás un horrortour villense? JA! Las ocsas que se me ocurren...

    Sil: No hay problema, eso sí traigan facturas, yo pongo la yerba...

    ResponderEliminar
  28. Es que ya no se dónde corresponde doña Sil, ya me perdí.
    Mándele besos garroneros a don Oso, que anda cobrando peaje en forma de facturas.

    (quedaba más elegante esa broma que preguntarle a don Oso si le gustaban los vigilantes)

    ResponderEliminar
  29. Estimado Neto: Arriésgase ud. a una respuesta ordinaria como las que darían en mi barrio...

    ResponderEliminar
  30. Oso, me pasé por acá para agradecerte la visita y me encuentro con un blog buenisimo!!
    Te estaré visitando.

    Besos! :)

    ResponderEliminar
  31. Pase para agradecer su comentario sobre el concurso en lo de Cameron pero y parece que me quedo un rato para leer por aca.

    ResponderEliminar
  32. Le contestaría, pero temo por mi integridad física. Eso de cascotear vidrios en Moreno y Chapuy no ha sido otra cosa que un entrenamiento precoz para el ataque indiscriminado de seres humanos rápidos para la contestación.

    ResponderEliminar

Dale sin piedad...